Hotel Botticelli
available on mobile

Reservas

Piazza del Duomo

Piazza del Duomo:

Piazza del Duomo se encuentra en el casco antiguo de Florencia, dominada por la imponente catedral, por el Campanario de Giotto y por el Baptisterio de San Giovanni. La catedral de Florencia es una de las obras más importantes del periodo que va del Gótico al Renacimiento, y es una de las catedrales europeas más grandes y bellas. La empezó en 1296 el arquitecto Arnolfo di Cambio donde surgía la antigua catedral de Santa Reparata. Al terminar las primeras tres arcadas, en 1378-80, se realizó la cobertura de la nave central y de las laterales. El problema de la construcción de la cúpula lo resolvió Brunelleschi, que se convirtió en el arquitecto más importante del Renacimiento. El 25 de marzo de 1436, Santa Maria del Fiore fue consagrada por el papa Eugenio IV. La gran cúpula domina la plaza, la ciudad y toda la llanura, ya que se ve desde numerosos puntos de las colinas de alrededor, incluso a mucha distancia. Emilio De Fabris se adjudicó la realización de la fachada actual, de estilo neogótico, construida entre 1871 y 1887.

El Campanario de Giotto:

está situado al lado de la catedral y fue diseñado precisamente por Giotto, pero lo realizó Andrea Pisano y lo terminó Francesco Talenti. Tiene 84 metros de altura y está completamente revestido con mármoles policromos verdes y rosados y decorado con numerosos azulejos y esculturas, que actualmente se han sustituido en gran medida por copias. En los azulejos del basamento se representan las actividades humanas, reflejo de la Florencia gremial de la Edad Media, mientras que en la segunda banda se representan los planetas, las virtudes, las artes liberales y los sacramentos.

La Cúpula de Brunelleschi:

constituye la cobertura de la Catedral y es la cúpula de albañilería más grande que se haya construido. Para realizarla, se utilizaron máquinas diseñadas por el mismo arquitecto, necesarias para levantar los materiales durante la construcción. La linterna, cuyo diámetro es de unos 6 metros, tiene una función muy importante para la estabilidad global. En 1472, Verrocchio construyó la bola de bronce que se colocó en su cima. Para ello, volvieron a hacerse necesarias las máquinas de Brunelleschi. Entre los ayudantes de Verrocchio para esta difícil operación se encontraba el joven Leonardo da Vinci.

El Baptiesterio de San Giovanni Battista:

patrón de la ciudad de Florencia, se alza frente a la Catedral. De planta octagonal, al principio estaba colocado en el exterior de la muralla y estaba rodeado por otros edificios, que fueron derribados en los siglos XIV y XV para crear la plaza actual. La necesidad de un edificio de grandes dimensiones surgió por la exigencia de acoger a la multitud que antiguamente recibía el bautismo sólo en dos fechas determinadas del año. El edificio está cubierto por una cúpula de ocho lados. La decoración exterior, en mármol blanco de Carrara y verde de Prato, se divide en tres bandas horizontales, decoradas con cuadrados geométricos. La decoración interior también se divide, como en el exterior, en tres bandas horizontales. La pila bautismal originalmente ocupaba el centro del suelo, decorado espléndidamente con incrustaciones de mármol con los signos del zodiaco y con motivos geométricos orientalizantes.

Foto: Paolo Stinco

Ofertas especiales