Piazza Santa Croce Florence
available on mobile

Reservas

Piazza Santa Croce

Dominada por la homónima basílica, Piazza Santa Croce está situada en una zona que antiguamente era una verdadera isla formada por dos brazos del Arno, que se separaban cerca de la actual Piazza Beccaria para volver a unirse frente a la muralla situada a la altura de Via de' Benci. Al igual que Piazza Santa Maria Novella, Piazza di Santa Croce fue realizada para contener a las multitudes de fieles que escuchaban los sermones de los frailes. Al ser muy grande y de forma rectangular, en el Renacimiento la plaza se convirtió en el lugar ideal para torneos de caballeros, fiestas, espectáculos y competiciones populares, como el calcio in costume, que aún hoy se practica en el mes de junio. En concreto, durante el siglo XV, se realizaron numerosos torneos a caballo. Desde finales del siglo XV, la plaza fue elegida para el juego del Calcio (fútbol), que sin embargo sufrió una interrupción de unos 100 años, ya que en el centro de la plaza se colocó en 1865 la estatua de Dante Alighieri, que fue trasladada a su ubicación actual después de la inundación de 1966: el traslado de la escultura hizo que la plaza volviera a ser un campo de juego muy sentido entre los florentinos de los barrios del casco antiguo. La plaza aún se sigue utilizando para eventos especiales, incluso conciertos. Todos los edificios de la plaza tienen un carácter escenográfico. Uno de los más originales es Palazzo Cocchi-Serristori, situado frente a la basílica, con una elegante fachada, fruto de transformaciones de varios siglos. En la parte sur destaca la larga fachada del Palazzo dell'Antella, fruto de repetidas ampliaciones realizadas con el tiempo, unificando en una estructura única varias viviendas contiguas.

A principios del siglo XVII, el palacio pasó a pertenecer al Senador Niccolò Dell'Antella, que compró el edificio de al lado e hizo pintar los dos totalmente con frescos sobre el tema de la virtud y de la divinidad. En la plaza también hay muchas esculturas, como el monumento de mármol a Dante Alighieri, de Enrico Pazzi. En la parte opuesta de la plaza hay una fuente, reconstrucción del siglo XIX de una fuente barroca, realizada por Giuseppe Manetti (1816).

La Basílica de Santa Croce está en la parte este de la plaza, con su fachada neogótica realizada en el siglo XIX. Los franciscanos se instalaron en la ciudad en el siglo XIV, fundando esta iglesia, que, gracias a los financiamientos de las familias importantes del barrio, se convirtió en una de las basílicas más grandes y bellas de la ciudad. Actualmente, Santa Croce es famosa, además de por su patrimonio artístico, sobre todo por ser el lugar de sepultura de numerosas personalidades y artistas italianos: Miguel Ángel, Galileo y Machiavelli son algunas de las personalidades más famosas enterradas en la iglesia. También Dante debería estar enterrado aquí, pero la ciudad de Rávena, la última meta del exilio del poeta, siempre se opuso firmemente.
 

Ofertas especiales